¡Suscríbete!

Eres La Persona Correcta En El Momento Equivocado Deluxe Edition

Río Roma es un referente indudable de la música de amor y desamor en español. Después de cuatro exitosos sencillos que se han convertido en himnos para millones de personas en México y Sudamérica (“Te quiero mucho, mucho”, “Eres la persona correcta en el momento equivocado”, “Caminar de tu mano” y “Contigo”), José Luis y Raúl Roma presentan la Deluxe Edition de su reciente álbum Eres la persona correcta en el momento equivocado, una reversión que incluye un CD con 18 canciones y un DVD con 8 videos “In House Sessions”.

Dentro de las grandes sorpresas de este álbum destaca el tema “Vino el amor”, de la exitosa telenovela del mismo nombre; “Barco de papel” en una nueva versión a dueto con Abraham Mateo;  el Club Remix de “Caminar de tu mano” con Fonseca y 2 temas inéditos: “Todavía no te olvido”, a dueto con Carlos Rivera y su actual sencillo, “Princesa”, a dueto con CNCO, grandes exponentes juveniles del género urbano.

Como parte del contenido en DVD, Río Roma presenta “In House Sessions”, un concepto de concierto íntimo y cercana atmósfera, que goza también de la colaboración del colombiano Fonseca, el español Abraham Mateo y la mexicana Maria León.

La colaboración con CNCO para el sencillo “Princesa” nació a raíz de que José Luis Roma salió con una mujer que amaba el género urbano y juntos conocieron la canción de “Reggaeaton lento” de dicha banda, que se volvió uno de los himnos en la relación. Fue así como se le  ocurrió la idea de invitar a los chicos, quienes aceptaron de inmediato.

El tema, en palabras de José Luis Roma, resulta ser  “una canción divertida, coqueta, sexy, con un mensaje de consentir y respetar a la mujer, pero que te pone a bailar a la menor provocación…”.

Todas las mujeres son y deben ser tratadas como princesas. José Luis Roma declaró: “Independientemente de la edad, creo que todos los hombres debemos de verlas y consentirlas así, pues toda mujer es la princesa de alguien más… En lo particular yo no acostumbraba decirle “princesa” a mi pareja, pero un día escuché un señor colgando el teléfono afuera de un restaurante diciendo “Ya llegué princesa” y la que salió no fue una niña de 15 años… Fue su esposa. Me sorprendió y entonces… Empecé a escribir “Princesa”.